UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN QUE ES CLAVE PARA EL EQUILIBRIO DEL PLANETA

UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN QUE ES CLAVE PARA EL EQUILIBRIO DEL PLANETA

Día mundial de las abejas

Este es el tercer año que se celebra este día internacionalmente gracias a una asamblea general realizada por la ONU en el 2017. ¿La razón? Crear conciencia de la especie y sobre todo la polinización como un factor vital para nuestro planeta, su biodiversidad y para nuestra alimentación.

20 de mayo, 2019 -Hay muchos factores que influyen en la importancia de cuidar a las abejas, sobre todo porque hay cerca de un 90% de plantas silvestres con flor que dependen de la polinización para seguir existiendo y reproduciéndose, al igual que un 75% de nuestros principales cultivos en todo el mundo, según datos entregados por Greenpeace.


El trabajo de las abejas de flor en flor hace que las plantas generen el oxígeno suficiente para la vida, y además, aumentan el rendimiento en los cultivos, lo que favorece un incremento en alimentos de origen vegetal, materia prima textil e insumos agropecuarios. En resumen, la apicultura es una de las actividades económicas y sociales más importantes a nivel mundial.


En este día queremos destacar la importancia de las abejas, ya que se necesita crear conciencia del papel esencial que ellas desempeñan y cuidar sus hábitats, ayudando así a la apicultura ya que las abejas son fuente de vida y un claro ejemplo del apoyo entre el reino animal y el vegetal. La fecha para esta celebración se debe a que ese día nació Anton Janša; un pionero de la apicultura moderna.

Pioneros como ellos quedan poco, debemos potenciar este oficio en pro de nuestro planeta. La apicultura urbana puede ser la gran salvación de nuestras abejas de miel. La formación de nuevos apicultores es urgente en un contexto de cambios acelerados en las condiciones climatológica según expertos.

¿Por qué sucede esto? La disminución notoria en el número de polinizadores, entre ellos las abejas, es provocada por las practicas extremas por parte e la agricultura, prácticas intensivas en el uso de la tierra donde se emplean plaguicidas (de echo en USA ya se han prohibido varias marcas que venden estos productos tóxicos). Otro factor importantísimo, donde como gnomos por cosas como estas queremos transmitir cada vez mas fuerte nuestro valor y misión de cuidar la naturaleza, es el cuidado del medio ambiente. Brotes de plagas y enfermedades a mayores niveles cada vez han hecho mas comunes y esto es parte de un circulo vicioso que aun que no lo creamos desencadena en estos agentes tan importantes para nuestro equilibrio ambiental.

La clave del éxito frente a esto es potenciar todo lo que es urbano, casero, natural. Que la gente se interiorice de este oficio, ya que somos todos los que podemos lograrlo y así poder salvar a las abejas y equilibrar el ecosistema.

¿Cómo hacerlo? Manteniendo la abundancia, diversidad y salud de las abejas con prácticas innovadores, que logren integrar todos los conocimientos que se usaban en un principio, sin tóxicos, sin intervenciones, etc. Se necesita diversificar los cultivos para que ellas puedan siempre tener recursos para alimentarse y refugiarse.

La apicultura urbana es la nueva forma que se ha ido implementado en el país cada vez con más fuerza. Esta tendencia se basa en criar a las abejas en los techos, jardines, lugares urbanos sin necesidad de necesitar un espacio muy grande. Las abejas - diferencia de otras especies - generan su propio alimento, por lo que es muy fácil criarlas y mantenerlas caseramente. En una sola colmena (un marco) puede haber hasta 55.000 abejas y en nacer los huevos desde que se sellan pasan sólo 21 días.

El convivir con ellas puede asustar a muchos en un comienzo, pero cuando se aprende a conocer la especie se puede apreciar que no buscan hacer daño, entrar a las casas, ellas establecen su rutina, patrones y ruta de vuelo y no saldrán de ahí; las abejas tienen memoria cognitiva.

La riqueza del apicultor es la cantidad de abejas que pueda reproducir, no la cantidad de miel que se cultiva. Cuando se logré hacer ese cambio de swich y volver a las raíces de la apicultura urbana se habrá podido dar un gran paso en esta unión del lazo entre humano y la naturaleza.


La próxima vez que una abeja zumbe cerca tuyo, ten presente que muchos de nuestros alimentos dependen en gran medida de la polinización natural: un servicio clave que las abejas como polinizadoras prestan al ecosistema llamado Planeta Tierra


GNOMO NEWSLETTER